Recuperar deudas

Cómo reclamar un impago: vías judiciales para recuperar deudas

Con esta entrada para recuperar deudas, pretendemos arrojar un poco de luz a aquellos emprendedores con impagados, ya sean autónomos o empresas. Sobre los procedimientos existentes a fin de cobrar las cantidades impagadas y establecer un procedimiento sencillo y eficaz para recuperar deudas.

No en vano, y desgraciadamente, los impagos están muy presentes en nuestra economía y hay una prolífica pluralidad de afectados que nunca recuperan su deuda.

Recuperar deudas por la vía judicial

Cuando todos los intentos amistosos para recuperar una deuda han fracasado la única solución viable es la presentación de una demanda ante los tribunales reclamando la cantidad debida. En este sentido, la ley prevé tres tipos de procedimientos diferenciados para reclamar a nuestros deudores, y en cualquier caso la deuda debe ser:

  • dineraria
  • vencida
  • exigible
recuperar deudas

En atención a cómo la tengamos documentada, así como a su cuantía y/o actitud previsible del deudor, acudiremos a uno u otro procedimiento, que se clasifican en Monitorio, Declarativo (verbal u ordinario) y cambiario.

Petición Inicial de Procedimiento Monitorio

Para reclamar deudas por la vía monitoria debemos disponer de los documentos necesarios. Hay que acreditar la deuda (tales como facturas, albaranes, contratos, presupuestos, recibís, …), que no podrá superar los 250.000 euros. Es importante destacar que esta vía es muy frecuentada en la práctica para la reclamación de deudas de menor cuantía. Aunque no es necesaria la representación de abogado y procurador, en ERECOBROS representamos a todos nuestros clientes en los procedimientos monitorios.

Una vez admitida la petición inicial el Juez, se requiere al deudor para que se oponga, pague si bien las consecuencias de una y otra opción son:

Monitorio para recuperar deudas
  • Si se opone, el procedimiento monitorio se transformará en juicio verbal u ordinario, dependiendo de la cuantía de lo reclamado, lo que ralentiza considerablemente la reclamación.
  • Si no se opone ni paga, el procedimiento finalizará mediante decreto en que se reconocerá la cantidad adeudada. En este punto, para cobrar la deuda será necesario interponer demanda ejecutiva, interesando la ejecución y el embargo de bienes del deudor.

Procedimiento declarativo verbal u ordinario para recuperar deudas

En este sentido, acudiremos a uno u otro en los siguientes supuestos:

  • Procedimiento Verbal: cuando la deuda no supere los 6.000 euros, y cuando reclamemos rentas debidas, acciones de recuperación de la posesión de una finca, entre otras, con independencia de su cuantía.
  • Procedimiento Ordinario: cuando se reclamen cantidades superiores a 6.000.-€ y, con independencia de su cuantía, cuando el procedimiento verse sobre derechos honoríficos, impugnación de acuerdos sociales, competencia desleal, entre otros, con independencia de su cuantía.
Recuperar deudas con un declarativo

Cuando el monitorio no es recomendable

Independientemente del procedimiento que proceda en cada caso, la reclamación puede interponerse obviamente sin necesidad de instar previamente la petición inicial de procedimiento monitorio. Esta vía es recomendable cuando el deudor no vaya a pagar en plazo voluntario. También los cuando vaya a oponerse a dicha petición alegando motivos de fondo. Por ejemplo, porque cuestione la cuantía, o bien indique que el servicio facturado no se realizó incorrectamente…

En cualquier caso, y si bien el verbal y el ordinario tienen sus propias especificidades procedimentales, la resolución del juez tendrá en ambos casos efectos meramente declarativos, lo que supone que no será per se ejecutable.  Por lo tanto, una vez sea firme, deberá interponerse una demanda ejecutiva si se pretende el embargo de los bienes del deudor y su completa ejecución.

Procedimiento Cambiario

La viabilidad del procedimiento cambiario reside en la obligación del deudor de acreditar la deuda con un titulo previsto en la Ley Cambiaria y del Cheque. Ya sea una letra de cambio, un cheque o un pagaré, única y exclusivamente. Otra cuestión a tener en cuenta, a parte de la aportación del documento necesario, es que el documento cumpla con los requisitos exigidos en la legislación referida. Es decir que el mismo tenga la información y legitimación mínima:

  • Fecha de emisión
  • Vencimiento
  • Identificación de las partes
Cambiario

Requisitos para recuperar deudas con un procedimiento cambiario

A pesar de sus formalidades iniciales, es muy recomendable que el acreedor que disponga de dicho documento utilice la vía cambiaria. Las probabilidades de cobro son considerablemente superiores, por cuanto si el deudor no paga o formula oposición en el plazo de 20 días desde que se le notifica, directamente se le embargan los bienes en cantidad suficiente que cubra la cantidad reclamada, así como los intereses, gastos ocasionados (como serían gastos de devolución bancaria) y costas del procedimiento.

Cuando es una persona jurídica la que tiene la obligación de pagar y no es solvente, nos permite instar el concurso necesario. Aunque sea sólo para utilizarlo como una amenaza más para conseguir el cobro. Ya que, el concurso necesario será calificado inevitablemente cómo culpable y toda la deuda pasará al órgano de administración.

Finalmente, el administrador podrá acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad, pero con una calificación de culpabilidad no podrá eludir la deuda derivada de su mala práxis empresarial y podremos ejecutar finalmente todos sus bienes personales.

Esta celeridad temporal puede, a fin de cuentas, evitar lo que en ocasiones sucede en otros procedimientos en que la tramitación se ralentiza, y que, puede derivar en embargos fallidos, ya que el deudor tiene tiempo para deshacerse de los bienes o los que queden no alcancen la cantidad suficiente para ver satisfecho nuestro crédito. Esto demuestra la importancia de documentar una deuda adecuadamente y la mejor forma es mediante un título valor.

Necesidades y posibilidades

En cualquiera de los casos, y antes recuperar deudas con cualquiera de los procedimientos judiciales antes indicados, hay que tener en cuenta que existe una:

  1. Necesidad de investigar previamente los bienes del deudor. Interponer una demanda a ciegas, sin conocer de la existencia de bienes suficientes para responder de la deuda, puede suponer más pérdidas que lo que efectivamente se reclama.
  2. Posibilidad de recuperar los costes que supone la reclamación judicial de la deuda, por cuanto salvo que se reclame cantidad inferior a 2.000 euros; a la cantidad reclamada se le pueden añadir los intereses que de la misma se devenguen desde la interposición de la demanda hasta su efectiva recuperación; así como que las costas vayan a cargo del deudor.
  3. Necesidad de tener bien documentada la deuda: ya sea mediante cheques, pagaré, albares, hojas de encargo o cualquier documento que acredite las contraprestaciones pactadas.
  4. Necesidad de acreditar convenientemente a las partes. No basta con acreditar la deuda es necesario acreditar al:
    • Reclamante (Escrituras, poder de representación, DNI, CIF…)
    • Deudor (representante legal y todos los datos de la persona física o jurídica)

En ERECOBROS disponemos de un equipo jurídico especializado en reclamación de deudas. Regístrate en ERECOBROS y comienza ya la recuperación de tus deudas.

¿Qué tengo que hacer para Activar eRecobros?

Llámanos por Teléfono

Mándanos un Mail

Envía un Formulario

Regístrate en eRecobros

Etiquetado ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *